miércoles, 20 de noviembre de 2013

MANOLO OTERO Y MANOLO GALVÁN, DOS ESTRELLAS RECONOCIDAS FUERA DE ESPAÑA


Tomado de: www.retromagacin.blogspot.com

Son dos grandes cantantes románticos españoles que triunfaron en nuestro país durante los años setenta y, casi cuarenta años después, continúan haciéndolo en Latinoamérica pero no aquí. Dos ejemplos más de cómo nuestros artistas más veteranos no logran el reconocimiento que se merecen en España.  A continuación los motivos que llevaron a "exiliarse" a Manolo Otero y Manolo Galván respectivamente, y algunos datos sobre su actividad profesional. 

Manolo Otero (fallecido el 1 de junio de 2011 en Sao Paulo como consecuencia de un cáncer de hígado), procedía de una familia de artistas y por ello empezó trabajando como actor de teatro en Madrid. Después se convirtió en cantante llegando en 1975 al número 1 de las listas de éxitos con la canción “Todo el tiempo del mundo”, una adaptación del tema “Soleado” producida por el genial Ramón Arcusa. Con su voz grave e inconfundible grabó otras melodías como “María no más”, “Qué he de hacer para olvidarte”, “Hola, amor mío”, etc.

Cansado de la presión

Otero estuvo casado con la actriz española María José Cantudo, con quien tuvo un hijo y de la que se separó tiempo después. Hace mucho tiempo que se fue a vivir a Brasil, donde en los últimos años residió en una casa de campo a unos 80 kilómetros de la ciudad de Sao Paulo junto a su mujer, una brasileña llamada Celeste. Decía que se marchó de España porque se cansó de la presión y el maltrato de la Prensa y porque se hartó de que lo persiguieran por su éxito entre las mujeres y no por su música. Hasta poco antes de morir, a los 68 años de edad, continuó recordando en directo sus grandes éxitos por países latinoamericanos donde seguía siendo muy querido.



Por otra parte, el cantante y compositor alicantino Manolo Galván, residía desde hace más de veinte años en Argentina, concretamente en el conocido barrio de Bella Vista, situado a unas dos horas de Buenos Aires. Eligió ese país porque aseguraba que es "inmenso, bellísimo y tiene una comida, un clima y una vida parecida a la española".

Tras capitanear el grupo musical “Los Gritos” y posteriormente “La Zarzamora” que le ayudaron a entrenarse como cantante, inició en los primeros años setenta, bajo la producción de Juan Pardo, su carrera como solista, una gran aventura musical.

Gran reconocimiento artístico

A sus 63 años, Galván continuaba actuando por diversos teatros y casinos de Latinoamérica, y visitaba con frecuencia países como Perú, Colombia, Ecuador, México o Estados Unidos. Su repertorio incluye las canciones de éxito de su etapa en solitario como “Te quise, te quiero y te querré”, “Madre, hoy no me levanto”, “El manzano”, “Oh, viña del mar”, etc. Su hijo se encargaba de la promoción artística.

Además seguía componiendo para nuevos artistas y tenía su propio estudio en su casa, donde grababa sus canciones. Era habitual verlo en directo compartiendo cartel con otros cantantes melódicos de la talla de Manolo Otero, citado anteriormente.